Domingo, Septiembre 24, 2017
   
Tamao Texto
Login

Restauración de la Fuente "Cupído y un Cisne"

Imprimir

A mitad del siglo XIX, en el año 1858, después de la Guerra de 1856 contra los filibusteros, se suscitó una peste de cólera que diezmó a la población costarricense a causa de la pésima calidad del agua y su distribución.

El gobierno del presidente Juan Rafael Mora Porras firmó un contrato con los ingenieros Francisco Kurtze y Guillermo Nanne, para instalar una cañería de hierro en la ciudad de San José. La construcción no se inicia hasta el año 1865, esta vez por el ingeniero mexicano y director general de obras públicas, Ángel Miguel Velásquez.  Se decidió construir un tanque y filtros de calicanto en Barrio Aranjuez. De este tanque partiría la tubería subterránea de hierro (traída de Inglaterra), hacia diferentes sectores de San José. 

 Para celebrar la construcción de la cañería, el Ing. Velásquez, comisionado por la Municipalidad de San José, viajó a Inglaterra para comprar la fuente ornamental que adornaría la  Plaza Principal.  Velázquez realizaría una compra magnífica: una copia genuina de la célebre fuente Cupido y el Cisne, de Coalbrookdale & Co.

 

 

 

 

Esta fuente adornó el centro de la Plaza Principal, desde el año 1868, hasta 1944, cuando se acordó trasladarla a la plazuela de la Universidad de Costa Rica, en el barrio González Lahmann.   Posteriormente, fue trasladada de nuevo a un patio interno de la Facultad de Agronomía, en la sede de la Universidad, en San Pedro de Montes de Oca.

En el año 1987, la fuente fue declarada patrimonio histórico y artístico, por el Presidente de la República y el Ministerio de Cultura. Finalmente, en el año 1991, fue sometida a una restauración, hecha por el escultor don Max Ulloa, y coordinada por ICOMOS. Una vez restaurada, se reubicó en una pequeña plaza frente a la Biblioteca Carlos Monge Alfaro, a la entrada de la Universidad de Costa Rica, donde se encuentra actualmente. 

 

 

 

Después del año 2000, se conoció de la existencia de 5 ejemplos sobrevivientes, incluyendo una en los Estados Unidos, una en Sri Lanka y otra en Australia.

Actualmente se encuentran en  restauración a cargo de la especialista española Ana Moradela.

 

 

buzon ucr

Ubicación

Login